Search
martes 4 octubre 2022
  • :
  • :
Latest Update

Bodas en septiembre, una tendencia al alza

El promedio nacional indica que septiembre es el mes en el que se celebran más matrimonios en España, con el 14,57% de bodas de todo el año. Le siguen junio (13,57%) y julio (12,55%). El mes menos elegido para celebrar un nuevo enlace nupcial es enero, con el 3,40% de bodas de todo el año.

Este dato contradice la creencia popular de que la mayoría de los nuevos enlaces se producen en mayo.

Otro dato curioso refleja que los nuevos matrimonios de parejas hasta 44 años son los que más tendencia tienen a casarse en septiembre (14%), mientras que en la franja de edad entre 45 y 59 el porcentaje más alto es en julio (12%). Por último, a partir de los 60 años, el mes con más nuevos enlaces es octubre (11%).

El 83% de los matrimonios celebrados en España en 2021 fue por lo civil y el 17% restante se llevó a cabo a través de una organización religiosa. Además, el 28% del total de enlaces se registró en una capital provincial o autonómica.

Alexandra Olariu, directora de marketing de SugarDaters, ha explicado que «la fecha de celebración de una boda es una de las cuestiones más importantes durante su organización. Muchas parejas quieren casarse en una fecha concreta porque resulta ser su número favorito o porque la abuela se casó ese mismo día hace 60 años. Sin embargo, aunque algo así puede ser efectivamente bonito y especial, es importante pensar que la fecha debe responder a otros factores como la disponibilidad de los invitados, que el clima sea adecuado, que no sea una fecha posterior a un periodo de mucho gasto y otros.

No es por tanto extraño que entre los meses más habituales para celebrar una boda aparezcan junio, julio o septiembre, ya que muchas parejas aprovechan para enlazar las vacaciones con la luna de miel o permiso por matrimonio, los invitados también tienen más disponibilidad, el clima suele ser más agradable y no es una época justamente posterior a una celebración como la Navidad, con todo lo que conlleva la cuesta de enero».

Mayor tiempo para prepararlas

En el caso de las bodas en septiembre, los novios tienen todo el verano por delante para prepararla. Lo habitual en esta estación (no siempre) es tener más tiempo libre, más energía e incluso unos días de vacaciones. Por esto, casarse tras el verano permite aprovechar el periodo estival para dedicar el tiempo necesario a los preparativos de la boda. También para mimar un poco más el cuerpo, ponerse moreno y llegar más relajado y con menos estrés al gran día.

Los invitados

Acudir a una boda en septiembre es también una de las opciones preferidas para los invitados. Ante una boda en junio, julio o agosto es posible que algunos de los invitados estén de vacaciones y no puedan acudir. Sin embargo, septiembre suele ser un mes en el que la mayoría de las personas están ya “de vuelta” e inmersos en la rutina.

Por esto mismo, las bodas de septiembre también son un aliciente para los invitados: en un mes tan marcado por el fin de las vacaciones y la “vuelta a la realidad”, tener un evento divertido marcado en el calendario ayuda a retomar las responsabilidades.

El clima en las bodas en septiembre

Septiembre es un mes en el que todavía hace buen tiempo. Sin embargo ya han pasado las altas temperaturas de pleno verano (especialmente si la boda es a finales del mes) e incluso por la noche puede refrescar un poco. Esto hace que sea un mes en el que casarse resulte más agradable y menos agobiante para los novios y sus invitados. Pero al mismo tiempo, todavía hace un clima ideal para poder casarse o hacer parte de la celebración al aire libre. Eso sí, en septiembre el tiempo es más impredecible, por lo que conviene tener un plan B pensado para las tormentas, posibles lluvias o días de mucho sol.

La luna de miel: un viaje diferente

Las bodas en septiembre implican que la luna de miel sea también en septiembre e incluso en octubre. Esto es, después del verano, cuando ya ha pasado la temporada alta. Por este motivo, los novios encontrarán en muchos destinos mayor disponibilidad en los alojamientos, transporte o determinadas actividades. Además de que al tratarse de temporada media/baja los precios serán también inferiores a los de pleno verano.

Por otra parte, la luna de miel es en muchos casos un viaje distinto a los que suelen hacer los novios en vacaciones: lo habitual es ir más lejos y más días. En muchas ocasiones los novios eligen un destino al que saben que no podrán ir en otro momento. Por esto, el clima en el destino escogido también es un factor determinante. Viajando en septiembre u octubre, podremos ir a algunos países a los que no podemos ir (o no es lo óptimo) en las vacaciones verano. Por ejemplo, en países marcados por la temporada de monzones o países del hemisferio sur con un invierno acusado.

¿Qué regalar en las bodas en septiembre?

En este caso las bodas en septiembre no son para nada diferentes a las bodas el resto del año. Las necesidades o peticiones especiales de los novios son las mismas que en otros meses. Y por esto mismo, nosotros tenemos la misma recomendación de regalo para bodas que os haríamos el resto del año: nuestra cápsula del tiempo para bodas Retrobox Sí Quiero.

Disponibilidad

Los recintos han estado hasta ahora mucho más solicitados en los meses  centrales del verano. Encontrar una fecha libre en Julio o Agosto en la finca o  restaurante dónde queremos celebrar una boda puede resultar una misión  imposible. Para empezar deberemos reservarlo con un año de antelación, puede  que si optamos por celebrar la boda en Septiembre lo tengamos un poquito más  fácil.

Precios

El precio puede ser otro de los motivos por los que celebrar una boda en Septiembre. En lo que a catering y precios de restaurante se refiere, es fácil que no encontremos diferencias de precio entre un menú de boda en Septiembre y uno en Agosto. Sin embargo donde sí podemos encontrar un precio más económico, es en el alquiler de fincas o recintos donde celebrar la boda.

Clima

El clima de Septiembre puede ser un arma de doble filo, pero con lo que casi seguro contaremos en una boda en Septiembre será con un clima más suave. Muchos novios intentan huir del sofocante calor de los meses de Julio y Agosto para celebrar su boda. Mucho más si la boda se celebra en zonas en las que los termómetros alcanzan altísimas temperaturas. Puede que en Septiembre nos llueva, pero si la lluvia respeta, agradeceremos una temperatura más suave tras un sofocante verano.

Preparación

Otra de las ventajas principales e indiscutibles de celebrar una boda en Septiembre es que tenemos todo el verano para preparar el gran día. El verano nos da una especie de tregua para poder terminar de limar todos los detalles de nuestra boda.